Resumen del discurso de Konrad Hombach en la inauguraciòn de la exposiciòn "Obras de Titus Reinarz" en el Palacio Municipal de Bad Honnef el 10.3.1993:

Cito a uno de los máximos exponentes de las artes plásticas - Augusto Rodin: "Los atributos de un artista son: serenidad, atención, sinceridad, fuerza de voluntad. Cumplid vuestro trabajo como un artesano honorado". Rodin liga la creación artística a la realización sincera de un trabajo artesanal.

Si tuviera que dar un dictamen sobre Titus Reinarz, haría referencia a Rodin y subrayaría doblemente la paralabra sinceridad. Para decirlo de una vez: el escultor Titus Reinarz posee una personalidad artística sólida y que coincide con su carácter personal, en el cual persona y actividad artística no difieren lo más mínimo. Reinarz busca con agrado en la naturaleza el objeto que quiere conformar y permanece fiel al modelo escogido. Esa proximidad se puede experimentar muy nien en sus esculturas, ya sean ellas plantas, animales o personas. Incluso en la reproducción de formas demuestra su capacidad para recrear lo natural en lo artístico. Las formas de la naturaleza llevan en sí la inteligencia de la vida y el artista conjura la esencia de sus formas en la creación artística. Titus Reinarz mantiene con la naturaleza una realición franciscana. Es éste un rasgo esencial de su genio. Con ello no quiero expresar otra cosa que su amor bienhechor por la creación, solo del cual pueden brotar sus experiencias.

Todo escultor tienen que hacer su proprio análisis de la figura humana. Esto ha perdurado como tema central desde la antigüedad hasta hoy en día. Titus Reinarz es fiel a sí mismo también en este aspecto. La naturalidad con que el artista se apodera de la figura humana es digna de admiración. También en la persona humana va él en busca de la verdad, trata de exponer lo íntimo. Qué sosiego, qué serenidad interior manifiesta el clarinetista, abismado en el placer de su música!

Belleza, verdad, carácter, profundidad y sinceridad artística son mucho más que sólo meros atributos de la obra de Titus Reinarz, son su misma esencia, expuesta claramente al exterior.

de vuelta